Ford y General Motors están buscando fabricar equipos médicos, incluidos ventiladores, que puedan ayudar a combatir el nuevo brote del COVID-19.

El asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, afirmó que están en conversaciones con la administración Trump ‘para ayudar a encontrar soluciones’ en respuesta a la pandemia.

El anuncio de las conversaciones se produce después de que General Motors, Ford y Fiat Chrysler acordaron cerrar todas sus fábricas de América del Norte hasta al menos el 30 de marzo para que sus plantas se desinfecten completamente.

¿Por qué son importantes? Los ventiladores son críticos en el tratamiento de los casos más graves de COVID-19 para ayudar a los pacientes a respirar. Pero son escasos, según Caitlin Owens de Axios, quien señala que hay alrededor de 62,000 en los Estados Unidos y que ‘hay una capacidad limitada para aprovechar otros suministros’.

El panorama general: si bien la provincia china de Hubei, donde se descubrió el virus por primera vez, informó que ya no hubo nuevos casos de COVID-19, la cantidad de infecciones ha continuado aumentando en todo el mundo, así que tomar esta medidapuede ser una buena solución para frenar el virus.