Si a veces piensas que en tu clóset existe un universo paralelo en el que desaparecen las prendas justo cuando las necesitas, y terminas siempre poniéndote lo mismo, aprovecha estos días en casa para darle un detox a nivel material y emocional. 

Sin darnos cuenta tenemos el clóset lleno de ‘sentimientos’, desde la prenda que no te animas a sacar porque te la regalaron, la compra que se realizó por impulso, la que ya no es de la tallada adecuada, así como la vestimenta que te hace sentir increíble.

Las emociones con relación a cada pieza que conforman el clóset, desde: los accesorios, la ropa, los zapatos, todo es importante porque tiene una conexión, un sentimiento que nos lleva a sentir algo negativo o positivo.

El clóset ideal lo formas con todos los elementos que te llevan a sentir bien y que hagan congruencia con lo que eres.

Para lograr el armario ideal primero se tiene que sacar lo que no suma a la imagen y que no se desecha por sentimiento, como son:

1.- Cosas compradas por impulso (pero que no se usas) esta comprobado que cuando se lee o escucha la palabra ¡oferta! casi de manera inconsciente solemos comprar las cosas y, en ocasiones, muchas de estas prensas ni siquiera se necesitan. Para evitar que te gane el impulso, antes de ir de compras realiza una lista con las cosas que realmente necesitas y establece un presupuesto. Es importante que esa prenda o accesorio la utilices o combines al menos con 5 cosas que ya tienes en tu armario

2.- Cosas que te regalaron: la razón por la cual  no se recomienda regalar ropa y cosas por el estilo, es que no siempre se conoce el gusto de la persona y (y la talla correcta).

Al revisar el clóset, detecta todas las cosas que te han regalado y no usas, lamentablemente están nuevas por ser un obsequio. No pasa nada si donas, reciclas o incluso en ocasiones se presta a que lo regales a alguien más que en verdad sí llega a usar la pieza. Olvida el remordimiento, lo importante es soltar las cosas y dejar espacio a lo que realmente te gusta.

3.- Cosas desgastadas con valor sentimental: el objetivo del clóset ideal es que cada cosa debe estar en perfectas condiciones, nada se ve deslavado o percudido, mucho menos roto, etc. Nuestra recomendación es evitar otorgar un gran valor sentimental a las cosas materiales. Dile adiós a esas cosas que ya no están al cien, que por lo tanto no suman a tu imagen, deja a un lado el sentimiento y piensa en sólo tener lo que realmente sume a lo que quieres proyectar con tu vestimenta.

4.- Ropa que no es de la talla adecuada: cuando se tiene un cambio de peso, siempre se tiene la esperanza de regresar a la talla que teníamos y así volver a usar la ropa; sin embargo, a veces no es posible regresar, y el clóset se queda lleno de ropa que ya no te queda.

En conclusión: una prenda, un accesorio, ciertos zapatos, todo genera ‘un sentimiento’, causa emociones en nosotros y en la percepción de los demás con relación a nuestra imagen personal.

Consejo: Revisa periódicamente tu guardarropa, identifica las cosas que no se han utilizado en varios meses y que difícilmente serán usadas (existen excepciones como son las prendas de gala, abrigos, botas, etc) Todo el armario debe estar lleno de cosas favoritas en buen estado que sumen a tu imagen,  así se usarán constantemente.

Y tú, ¿cuántas emociones tienes guardadas en el clóset?