Por lo general, cada movimiento de Banksy genera controversia, ésta vez no fue la excepción: una hace alusión a la Navidad y la última al día de San Valentín. Por supuesto, éste hecho no es coincidencia y seguramente, veremos pronto en alguna fecha especial otra aparición de este incógnito artista.

El británico ha regalado a su ciudad natal de Bristol un mural con motivo del 14 de febrero, la obra plasmada en un muro, muestra a una niña sosteniendo una resortera apuntando hacia una explosión de flores rojas brillantes. Banksy tomó el crédito por el trabajo en su cuenta de Instagram publicando una foto del mural a la medianoche del día de San Valentín.

En el caso del trineo navideño, hizo referencia a las personas que viven en situación de calle, los renos de la obra fueron intervenidos con una nariz roja.

 

Así como estas obras hay un buen número más por las calles de Reino Unido que aún puedes ver, lamentablemente, pocas se encuentra en buen estado y muchas más en museos, lo que es cierto es que el artista que vive en la sombra siempre nos sorprende y esperamos con ansias su siguiente movimiento.