El grupo de lujo Kering, que incluye a las casas de moda Gucci, Saint Laurent, Bottega Veneta, Balenciaga, Alexander McQueen,  Brioni, Balenciaga y Alexander McQueen, está intensificando esfuerzos para ayudar a combatir los incendios australianos mediante la donación de $1 millón de dólares australianos.

Se estima que el desastre natural causó la muerte de al menos 25 personas y medio billón de animales a medida que las llamas queman más de 18 millones de acres. Kering anunció el miércoles que a largo plazo, también planea involucrarse en programas de reforestación y biodiversidad. No es la primera vez que el grupo de marcas premium se une a catástrofes pues cuando la catedral de Notre Dame de París ardió en abril pasado, Kering prometió apoyo para restaurarla.

El conglomerado de moda LVMH, cuyas marcas incluye Fenty, Louis Vuitton, Dior, Celine, Givenchy y más, donó $ 200 millones a Notre Dame, pero aún no ha anunciado contribuciones para ayudar a los incendios australianos.

Las marcas locales de moda australiana también están ayudando a la causa. Barney Cools, está dando el 100% de las ganancias desde el jueves 9 de enero para apoyar a los bomberos, las comunidades y la vida silvestre, mientras que la compañía de Sydney Camilla está donando el 100 por ciento de las ventas a grupos como la Cruz Roja, la Organización Australiana de Rescate de Vida Silvestre WIRES y las Autoridades Nacionales de Bomberos de Australia.

La marca dijo en un comunicado: “Este momento triste para nuestro país no termina cuando se apaga el último incendio: lo peor está por venir y la cicatriz que quedará en nuestra nación durará toda la vida”. La marca de mezclilla australiana Ksubi, también donó el 100% de las ventas en línea durante el fin de semana a NSW Rural Fire Service.

Un momento para donar y sumarse a una tragedia de esta magnitud. ¿Quieres donar? No importa cuánto ¡Todo suma! Clic aquí.