Amante de las olas, divide su tiempo entre el mar y la tierra. A su corta edad, Gabriel Medina Pinto Ferreira se convirtió en el primer brasileño en conquistar el título del Circuito Mundial de Surf (WCT), en Hawái.

Nacido en el litoral norte del estado de São Paulo, comenzó a barrenar cuando era niño incentivado por el padrastro y entrenador de surf Charles Medina. A los once años, ganó su primer campeonato nacional (categoría sub-12), dando comienzo a una secuencia de victorias en los campeonatos amateurs de los que participó. Fue tricampeón estadual y venció en los circuitos Volcom Internacional sub-14, Quicksilver King of Groms y Rip Curl Grom Search.

A los quince años, firmó contrato con la empresa australiana Rip Curl, y un año después ya integraba la élite del deporte, el ASP World Tour (WCT), que reúne a los 36 mejores surfistas del mundo.

En 2012 fue el primer surfista en realizar durante la competición una de las maniobras más raras y difíciles del deporte, el backflip, un mortal de espaldas. Se encuentra actualmente, en la lista de las cien personas más influyentes del mundo según la revista Time, en la categoría Íconos.

Un talentoso surfista que vale la pena seguirle la pista para ver sus hazañas en el agua.