Casilda Mut, marca mexicana de moda que integra elementos artesanales en sus prendas, recientemente con la apertura de su tienda en línea y con la nueva colección Identidad otoño-invierno 2019, inspirada en elementos naturales del entorno de las comunidades indígenas con las que colabora, se posiciona como un proyecto que mantiene la tradición, belleza y memoria, donde mujeres artesanas lideran proyectos comunitarios basados en grupos de trabajo artesanal de origen.

Gracias al crecimiento de este proyecto actualmente la colección está disponible en toda la República Mexicana a través de su tienda en línea, así como en sus puntos de venta físicos ubicados en Chiapas (San Cristóbal de las Casas), Ciudad de México (Centro Histórico y San Ángel), Guanajuato (San Miguel de Allende) y Yucatán (Mérida).

‘Promovemos el desarrollo creativo y social de mujeres artesanas de los Altos de Chiapas mediante una línea de producción constante que impulsa el bienestar de las colaboradoras, respetando sus usos y costumbres, acoplándonos a su forma de trabajo. Actualmente colaboramos con artesanas de San Juan Chamula, San Pedro Chenalhó, Amatenango del Valle, Abasolo, Huixtán y Zinacantán. Además del municipio de Chiapa de Corzo, en donde se encuentra el taller principal de producción’ afirma, Claire Coello, fundadora de Casilda Mut.

Moda e impacto social desde el origen

La historia de Casilda Mut inicia en 2010 bajo el nombre Lacompré, una empresa fundada por Claire Coello, diseñadora chiapaneca. A partir del 2017, continúa su camino como Casilda Mut. Esta empresa surge de un largo proceso de gestación, partiendo de un sueño y de una gran pasión por las raíces mexicanas, dando como resultado sinérgico la dignificación del trabajo de mujeres artesanas tzotziles y tzeltales, con quienes promueve la productividad y el crecimiento económico, cultural y humano desde la base familiar.

Casilda Mut es una marca responsable con el medio ambiente al usar materiales textiles de origen natural, principalmente el lino y el algodón. Actualmente trabaja con 70 artesanas de seis pueblos originarios del estado de Chiapas. Su producción es 100 por ciento mexicana y se realiza en talleres propios de dicho estado, empleando y capacitando a cuarenta y cuatro personas en distintos oficios administrativos, creativos y de producción de moda.