Se dice que hay tres pilares en la vida universales para vivir bien. No hablamos de pertenencias sino de una practicar la existencia y no sufrirla. Son comida, sueño y observación de brahmacharya.

No solo debemos darle importancia al descubrir qué alimentos son adecuados para nuestro organismo, y cómo mantener su fuego digestivo para absorber el prana (energía vital), aunado a los nutrientes útiles de los alimentos. el segundo pilar de la vida es igual de importante, ¡que es dormir!

El sueño es una parte esencial de la vida y tiene una fuerte influencia en la salud física y mental y, en última instancia, nos ayuda a envejecer con más gracia. Cuando el sueño se ve comprometido debido a una dieta inadecuada, calor, niños pequeños, lunas llenas o estrés, puede hacer que todo en la vida se sienta como una batalla cuesta arriba.

Dormir es tan importante que perder una sola noche de sueño puede aumentar la presión arterial, hacer que sea más difícil lidiar con el estrés diario, disminuir habilidades motoras y afectar la capacidad de relajarse por la noche ¿Puedes ver por qué es uno de los tres pilares de la vida? 

En la medicina Ayurveda, no es raro ver más insomnio en el otoño, ya que también se considera un tiempo ‘vata’ en el que el aire exterior puede estar volviéndose más activo, fresco y/o seco, y se abre más espacio en la naturaleza a medida que las hojas caen de los árboles.

Por último, la observación de brahmacharya se relaciona con la pérdida de energía o malgasto de ésta; es decir, con la gente que siente competencia, que muestra individualismo y, en especial, la que tiene envidia de los demás.

Así que cualquier acto que no se dirija a cultivar amor hacia nosotros mismos, empatía y comprensión hacia los demás, es considerado un desperdicio de tiempo.