Reuben Wu es un ejemplo de cómo el trabajo duro mezclado con una mente inquieta puede conducir a un potencial creativo infinito. 

Flotando entre dirigir, fotografiar y tocar en su banda Ladytron, Reuben ha podido desarrollar su proceso creativo de una manera sin restricciones por medio o formato.

Sin embargo, no todo es una fantasía creativa de tipo genio; para crear fotografías de paisajes tan singulares se requiere una planificación exhaustiva, investigación, experimentación y terquedad, cualidades que Reuben tiene y que también es un violinista de formación clásica.

Su trabajo es fenomenal, pero para nosotros hay un antes y un después de su proyecto ‘Lux Noctis’, una serie con un cámara Fujifilm GFX con un valor de 75 mil dólares que se concentró en una “pintura con luz” bastante sencilla, pero a medida que las habilidades de Wu evolucionaron, también lo hicieron la sofisticación de las imágenes.

 

Las imágenes representan paisajes sin límites del tiempo y el espacio, influenciados por ideas de exploración planetaria, pintura romántica sublime del siglo XIX y ciencia ficción.

¿Qué opinas de su trabajo?