Tener una mascota no es tarea fácil, pero la recompensa de tener su amistad es enorme, por esa razón permite que tu perro conviva en espacios interiores de tu casa, no solo en patios, azoteas o balcones.

En las principales ciudades como CDMX, donde prácticamente la mayoría vive en departamentos, el tener un espacio reducido trae consigo ciertos limitantes, pero siempre hay oportunidad de brindarle comodidad y el mejor lugar para vivir a tu canino amigo.

En Glits te compartimos ideas para que tu departamento sea apto para motivar su desarrollo, convivencia y crecimiento.

Un espacio para disfrutar su platillo.

Asígnale un lugar muy bien aseado y ventilado. Tu perro comerá disfrutando con tranquilidad hasta el último bocado, sin distracciones y en un ambiente limpio.

Al elegir el lugar solo vigila que ni su gusto, ni su olfato, estén en contacto con algún limpiador o químico tóxico. Quizás un balcón o terraza funcionen, pero revisa el flujo de polvo o smog que se perciba del exterior.

Muebles empotrables para ahorro de espacio.

Los muebles empotrables como trinchadores, centros de entretenimiento, mesas de estudio o trabajo, o lavabos de baño, son la mejor opción para ahorrar espacio en el piso. Además, facilitan mucho su limpieza y dejan fuera del alcance muchos objetos o muebles que tu compañero juguetón pueda morder.

Ilumina y usa colores claros.

Si tu amigo se queda solo un buen rato, el estar en un espacio amplio y bien iluminado lo mantiene en un muy buen estado de humor y hace más leve su espera a tu regreso. Por eso, te recomendamos elegir colores claros en tus paredes para optimizar el flujo de luz que entra en tu hogar durante el día. Esto es recomendable sobre todo cuando, por la ubicación de tu departamento en el edificio, la luz solar no visita tus ventanas.

Toma en cuenta que los colores claros siempre ayudarán a que los espacios en los interiores de tu hogar se visualicen más amplios. Y si a esto sumas iluminación con luz blanca, esta percepción se maximiza.

Delimita su espacio.

Protege tus muebles y delimita su espacio en zonas donde no quieres que tu perro transite cuando no estés en casa. Además, debes armarte de paciencia para poco a poco irle enseñando dónde debe hacer sus necesidades.

Algunas personas encienden el radio o algún dispositivo que reproduce música durante unos minutos o un par de horas, si crees que esto puede ayudar a que tu compañero no se sienta del todo solo y en silencio, inténtalo.