Adriana Barra, anunció el cierre de sus operaciones como diseñadora de moda. Esto significó cerrar sus tiendas en Sao Paulo y Río de Janeiro, Brasil, además de su propia fábrica en Bom Retiro.

Tras una década de éxito y expansión en la industria de la moda; sus vestidos estampados fueron usados ​​por prácticamente todas las mujeres del mundo del espectáculo. Su lado creativo, exuberante y tropical obtuvo licencias con C&A, L’Occitane, Melissa, Bon Marche, Micasa, Samsung, Papaiz, Guarana, Mitsubishi, Kenzo y Sundown, por mencionar algunos.

Graduada en estilismo y fotografía, con cursos de diseño de interiores en Italia y artes en Londres, abrió su primera tienda en un encantador pueblo en Jardins, donde con cada colección, redecoró todos los espacios. Durante más de 16 años se dedicó a su marca, con técnicas de estampado impecables y modelado fluido. Con esto demostró que fue un hito en la moda al construir un universo auténtico y privado que ha capturado a celebridades de todo el mundo.

El estar en la cima de la industria textil la hizo replantearse su verdadera vocación, por lo que ahora se encuentra en una nueva etapa creativa al anunciar a principios de 2019 su nuevo proyecto: Creative Studio, donde tiene la libertad de crear lo que su mente inventiva le permita, sola o en asociación con otras marcas e iniciativas. 

Actualmente, se dedica exclusivamente a su estudio, alejada de seguir las reglas del mundo de la moda, ya no quiere aferrarse a las colecciones de temporada, mezcla de productos, calendarios de negocios. Ahora apuesta por colecciones sorpresa, talleres, conferencias, estrategias de compromiso y marketing para otras empresas y marcas.

El próximo 30 se septiembre Adriana formará parte de LUXURYLAB Brasil, evento que congrega a los mejores ponentes a nivel global durante un día en Four Seasons de las Naciones Unidas, Sao Paulo.