Es un hecho que diversos rubros están preocupados por el planeta y, el deporte no es la excepción, pues las nadadoras olímpicas Isabella Thorpe y Kate Shortman realizaron una curiosa coreografía en una piscina llena de deshechos plásticos.

Este proyecto para concientizar a la gente se hizo  en The Big Bang Fair, una feria de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas para jóvenes realizada en Reino Unido.

Las deportistas nadaron en una piscina llena de basura, con la finalizad de denunciar las condiciones en las que vive la fauna marina. Bolsas, botellas, pitillos y recipientes, eran algunos de los objetos que dificultaban la coreografía de las nadadoras. Justamente como dificultan la vida de especies en mares y océanos.

Su acción para lograr causar un impacto en las personas sobre la contaminación en los mares ha sido bien recibida. Y es que cada año, aproximadamente 6.4 millones de toneladas de residuos terminan en el mar. De esta cantidad, entre el 60% y 80% son plásticos.

Echa un vistazo al video: