La más reciente colección de la diseñadora de origen venezolano, Carolina Herrera, ha causado sensación y motivado opiniones divididas por hacer uso de textiles, bordados y motivos pertenecientes a las comunidades indígenas de México.

Esta colección se presentó como un homenaje para Latinoamérica y ha recibido un llamado por parte del Gobierno Federal de México para que no se haga lucro de estos elementos por parte de una diseñadora externa a la cultura y que descontextualiza su significado.

La Secretaria de Cultura de México, Alejandra Frausto, envió una carta a Carolina Herrera y Wes Gordon, director creativo de la firma, sobre la colección, exigiendo una explicación para usar los diseños que son exclusivos de los diferentes grupos indígenas en México.

Uno de los artículos es un vestido largo y blanco que con su mezcla de flores y pájaros se asemeja a los patrones bordados de Tenango de Doria. “El bordado proviene de la comunidad de Tenango de Doria (Hidalgo)”, se lee en la carta. “En estos bordados, puede encontrar la historia de esta comunidad y cada elemento tiene un significado personal, familiar o comunitario“.

Frausto agregó que la firma de moda también parece tomar el patrón de las comunidades en el istmo de Tehuantepec y utilizó el famoso sarape de Saltillo. “En la historia del sarape, encontramos el viaje de la comunidad desde Tlaxcala hacia el norte”.

Esta polémica ha generado reflexión sobre la lucha de las comunidades indígenas por conservar la propiedad de sus textiles, y no es la primera vez que se enfrentan a la disputa con grandes marcas que toman estos elementos sin dar compensación alguna a las comunidades, además de no tener vínculo alguno con las comunidades y vender este patrimonio cultural a precios altos, siendo los indígenas víctimas frecuentes del regateo de sus productos.

Por su parte, la firma contestó lo siguiente:

Mi admiración por el trabajo artesanal a través de mis viajes a México ha ido creciendo con los años. Con esta nueva colección he intentado poner en valor este magnífico patrimonio cultural”, dijo Gordon en el comunicado. La casa señaló que lleva 38 años enorgulleciéndose de sus orígenes latinos al ser Herrera venezolana por nacimiento.

¿Cuál es tu postura?