Texto de Alejandro Langarica

Mi esposa y yo fuimos a pasar un fin de semana a La Habana, Cuba y quiero decirles que la mayoría de los comentarios previos al viaje con relación a la comida y hospedaje no ayudaban a esperar mucho de esta isla caribeña. El resultado fue totalmente distinto, creo que es una gran opción, siempre y cuando uno sepa a dónde ir o a quién solicitar recomendaciones, ya que no es tan fácil encontrar reseñas.

c2

F84F4C Colourful cars & buildings in Centro Havana

Primero era importante saber dónde hospedarnos y elegimos el Hotel Gran Manzana, por su ubicación privilegiada, frente al Capitolio en pleno corazón de La Habana Vieja, y a unos pasos del afamado ‘Floridita’, donde se inventó el célebre Daiquiri. Se trata de un hotel moderno en su interiorismo y operado por la cadena Kempinski en un edificio antiguo rescatado y remodelado a conciencia, muy cómodo y al estilo South Beach.

exterior_sunset

Gran-Hotel-Manzana-Kempinski-La-Habana-1-cr-courtesy

Nos sugirieron contratar a un chofer (hay mucha gente con profesión que para ganar algo extra de dinero se contratan como choferes y guías) y es lo más recomendable, ya que te llevan a lugares que no es tan fácil llegar como turista.

c3

Por otra parte, nos dimos cuenta que si le pides al concierge del hotel sugerencias sobre restaurantes, siempre te recomiendan los que son propiedad del gobierno y no resultan tan buenos.

En cambio nuestro chofer y guía a la vez, nos llevó únicamente a restaurantes privados, conocidos como paladares, de los cuales conocimos cuatro específicamente dignos de recomendar.

“Vistamar” es un paladar localizado bastante lejos del centro de La Habana, es una casa de los años 50 frente al mar. Aquí ordenamos una parrillada de mariscos que estuvo suculenta y un arroz con puré de plátano. El lugar muy sencillo y sin pretensiones, con buenos productos y estupenda cocina.

paladar-vistamar Captura de pantalla 2018-03-19 10.14.40

Al lugar “El Cocinero” fuimos a cenar, pero les comento que se necesita hacer reservación ya que es muy pequeño y se llena mucho. mi esposa ordenó una langosta en mantequilla de naranja y yo un arroz perfumado con langostinos, la cena fue buenísima y el servicio muy cordial. El lugar se encuentra justo al costado de una antigua fábrica formando parte del mismo edificio, el concepto es bastante original y con un ambiente trendy.

night view from up of Cocinero, restaurant in Vedado© Cuba Absolutely, 2014

Captura de pantalla 2018-03-19 10.39.26 58a61f81d07b7

Una vez que terminamos nuestros alimentos, pasamos al otro lado de la fábrica donde se encuentra el “Bar” con un concepto sensacional, ya que es una gran galería de arte donde uno puede admirar fotografía, esculturas y pinturas de diversos artistas cubanos en diferentes salas. También puedes encontrarte en el recorrido terrazas al aire libre, salones con diferente música en vivo y diversas barras con especialidades de tragos ¡No te lo puedes perder! Y ya si agarran fiesta, pueden terminar la noche en el Shangri La, el antro de moda.

hoyla-fgal-todo-el-mundo-quiere-ir-a-la-habana-002 maxresdefault

En “El Asador”, probamos un ceviche de pescado que, confieso, es de los mejores que he probado en mi vida, tanto así que repetimos la visita y de segundo tiempo nos sorprendieron con una plancha para asar en nuestra mesa camarones y pescado, debo de decir que realmente excepcional, el servicio fue amable y cálido.

depositphotos_75847981-stock-photo-oysters-and-clams-grilled

En Rio Mar cenamos nuestra última noche en La Habana y decidimos cerrarla con broche de oro, pasando una velada deliciosa y cenando en este lugar escondido frente al mar. En verdad que cuando llegas, nunca creerías que adentro se encuentra probablemente uno de los mejores paladares. Está localizado en una casa a la orilla del mar, así que decidimos sentarnos en la agradable terraza. Ordenamos langosta a la parrilla y fue increíble la experiencia de sabores.

entrance of a restaurant Rio Mar r © Cuba Absolutely, 2014

Es importante comentarles que no comimos en ningún momento comida típica cubana, nos enfocamos en mariscos y la frescura de los mismos. Por otro lado, uno se imaginaría que solo hay cerveza local y ron para beber, pero no es así, aun cuando no hay una gran selección de vinos en sus cartas, existe una oferta interesante para elegir y poder disfrutar tus alimentos con un buen vino, principalmente franceses, españoles, italianos y chilenos.

93bf8df18ffcc27ff97713f39ef13947

Es una buena opción viajar a esta icónica ciudad de fin de semana, ya que desde México queda muy cerca y siguiendo estos consejos pueden descubrir una grata y sorpresiva experiencia turística y ¿por qué no? culinaria también.