Fueron 10 destinos nacionales los que recibieron el distintivo internacional “Ciudad Árbol del Mundo”, por cumplir con los más altos estándares de arbolado urbano. ¿Te imaginas cuáles son?

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), junto con la organización internacional Arbor Day Foundation (ADF), informaron cuáles son las ciudades reconocidas en el programa Ciudades Árbol del Mundo.
Durango, Guadalajara, Irapuato, León, Mérida, Morelia, Querétaro, Toluca, Tuxtla Gutiérrez y Zapopan son las ciudades mexicanas que obtuvieron el reconocimiento internacional.
En total, 120 ciudades de 23 países, y de seis continentes, cumplieron con los más altos estándares de arbolado urbano.
Al respecto, María Helena Semendo, Directora General Adjunta de la FAO, dijo: “Los bosques urbanos y árboles son un elemento clave para el desarrollo urbano sustentable, pero, sobre todo, ayudan a tener lugares más verdes, saludables y felices. Nos unimos a la Fundación Arbor Day para celebrar los esfuerzos de las comunidades que se han sumado al programa Ciudades Árbol del Mundo y estamos seguros de que muchas más urbes seguirán el ejemplo.

El programa Ciudades Árbol del Mundo es una colaboración entre la FAO y ADF, lanzada en 2019. Su visión es conectar las ciudades alrededor del mundo en una red dedicada a adoptar las prácticas más exitosas de manejo de bosques y arbolado urbano.

En 2019 fue el primer año en que se puso en marcha esta iniciativa, y 68 ciudades de 17 países fueron reconocidos por su compromiso con el manejo del arbolado urbano. El programa se ha expandido y actualmente incluye más ciudades alrededor del mundo.

El años pasado, un total de 120 ciudades de 23 países obtuvieron la designación internacional, incluyendo Toronto, Canadá; New York, EEUU; Guadalajara, México; Birmingham, Reino Unido; Campo Grande, Brasil; Hydebarad, Inda y Kampara, Uganda.

Para obtener este reconocimiento, cada una de las ciudades demostró su compromiso con los árboles y los bosques urbanos al cumplir los cinco estándares mínimos para el manejo y celebración de los bosques urbanos.