María Patrona busca atesorar el bordado mexicano a través de sus piezas, donde se incorpora este arte en riesgo de desaparecer. La misión de la marca consiste en rescatar esa tradición y fomentar la conservación del trabajo artesano. 

La marca no se caracteriza por vender cantidad sino se enfoca en la calidad de sus bolsas, a través de un producto único, que combina tradición y elegancia. Platicamos con el creador, Raúl Escobedo, cuya madre, abuelas y bisabuelas llevaban el mismo y hermoso nombre mexicano: María.

¿Qué busca simbolizar la marca?
Raíces culturales, calidad, arte, originalidad. María Patrona muestra el amor por México. Los bordados se encuentran en el interior de las piezas como una manera de honrarlos y de protegerlos, son los tesoros que representan el alma de cada uno de los bolsos.
Si pudieras describir a la mujer que usa Maria Patrona, ¿cómo sería?
Una mujer apasionada por la vida, que disfruta el arte, ser independiente y goza de estar en familia. Además de poner atención en los detalles.
¿Cuál es su propuesta de valor en el mercado?
Colaboramos con artesanas de diferentes estados de Mexico como Oaxaca, Chiapas, Puebla, Hidalgo, Queretaro, Michoacan, Yucatan, donde se realizan piezas únicas de alta calidad, bordadas e inspiradas en cada región.
¿Buscan expandir su mercado en el extranjero?
Sí. Este año hemos tenido la oportunidad de presentar el concepto en Perú y el Líbano.

Cree en el talento mexicano, logra un estilo personal que refleje historia y tradición como María Patrona.