Un 2 de julio de 1968 comenzó la historia de Careyes tras la fascinación de Gian Franco Brignone cuando voló por primera vez sobre este territorio de 12 kilómetros a la orilla del Pacífico. Después de asombrarse de este paraíso terrenal, compró las cerca de 50 hectáreas que comprenden el territorio que con los años se ha convertido en un paradisiaco destino de lujo en el que convergen culturas del mundo, arquitectura, arte y celebraciones especiales.

Gian Franco Brignone regresó a Careyes después de adquirir la propiedad junto con su padre Carlo, su hermano Marco y el arquitecto Alberto Mazzoni, comenzando así la historia y la construcción de este emblemático lugar. 

Este lugar es un símbolo de evolución sustentable. En los últimos 50 años, de ha transformado de una selva inhabitada sin caminos ni medios de transporte a un destino de lujo hoy visitado por las élites del mundo. 

Hasta 1987 los generadores fueron la única fuente de energía de Careyes y durante los primeros años sólo se utilizaron radios para comunicarse. Su fidelidad al hábitat se ha mantenido desde el primer día y los desarrolladores de este territorio se han comprometido a utilizar menos del 3% de las tierras, con el fin de preservar el ambiente para las futuras generaciones. 

Asimismo, muchas de sus playas se han convertido también en santuarios de tortugas además de que la Fundación Careyes ayuda a 1,200 niños de 11 localidades con programas de educación, ecología, deporte y arte.

Sus calles se han construido poco a poco a mano, con piedra y tierra en lugar de asfalto, además de que las villas maximizan la ventilación para evitar el uso del aire acondicionado. La iluminación exterior es limitada por la noche con el fin de ahorrar energía y evitar la contaminación lumínica que disminuye la luz de las estrellas provocando dificultades para la anidación de las tortugas en las playas de Careyes. Todo el desarrollo del resort es ecológico, convirtiéndolo no sólo en un referente mundial en destinos de lujo, sino una referencia sustentable y un ejemplo a seguir. 

¡Felices 50 años, Careyes! Únete a la celebración de este destino del Pacífico y conoce más para planear tu próximo viaje, haciendo clic aquí