Los santuarios de la mariposa Monarca están catalogados como Patrimonio Natural de la Humanidad, durante los últimos meses de cada año, éstas iluminan de color naranja y negro la reserva montañosa ubicada en el oriente de Michoacán y el occidente del Estado de México; destino principal de la Mariposa Monarca que desde Canadá y Estados Unidos emprende el vuelo para pasar el invierno en México.

Anualmente, en otoño, millones de mariposas emprenden el vuelo desde lugares como el oriente de Canadá en dirección a ciertos bosques de Oyameles del centro de México. Estas se congregan en docenas de colonias en los Santuarios, localizados la mayoría en la reserva michoacana extendida de poco más de 56, 000 hectáreas.

Reposan en los oyameles en cantidades que llegan a doblar las ramas de los árboles y después de pasar el invierno, vuelven a migrar. Uno de los fenómenos más interesantes que provoca intriga en su viaje, es el misterio de cómo llegan a localizar el camino entre su hábitat de verano al norte de América y sus santuarios de invierno.

Existen Santuarios organizados para recibir visitantes en el territorio michoacano, como El Rosario y Sierra Chincua. Así como los santuarios de Piedra Herrada y Cerro Pelón, en el Estado de México.

Si visitas estos santuarios, recuerda respetar el hábitat para que este asombroso fenómeno de una especie que cruza anualmente el continente, pueda seguir existiendo.