El impacto del calentamiento global es un efecto dominó que altera los hábitats en más de un sentido y no sólo lo convierte en espacios donde las especies animales se ven afectadas y en una nueva lucha por sobrevivir. La producción de alimentos está en riesgo ante la amenaza de las condiciones para que sea posible su cultivo.

Aunque alrededor del mundo se comienzan a tomar medidas para disminuir el impacto ambiental, así como las emisiones de dióxido de carbono, las consecuencias del efecto invernadero como el deshielo, inundaciones, la desertización de las zonas fértiles o la escasez de alimentos, están al alza y es urgente hacer cambio de hábitos para ser más amigables con el planeta.

Es momento de reflexionar y por ello te presentamos algunos alimentos que están en riesgo de desaparecer por los efectos del calentamiento global:

Chocolate

El cacao requiere condiciones muy específicas como cultivarse en zonas 20º al norte y sur del Ecuador, con humedad alta y suelo muy rico. Si alguna de estas condiciones no se encuentran, el cacao no prospera, se marchita y muere.

Trigo, maíz y arroz

De acuerdo a la FAO, la demanda de estos tres ingredientes clave para la alimentación del mundo crecerá 33% para 2050, sin embargo, un estudio publicado en 2016 por Nature Climate Change advierte que la producción está en peligro. Asimismo, los terrenos de cultivo que actualmente existen, podrían perder sus propiedades debido al cambio de temperatura y clima impredecible.

Café

El cambio climático ha afectado a las principales regiones cafecultoras del mundo y ha puesto en riesgo a una especie vital para que sea posible la producción: las abejas. Sin la polinización de las abejas y condiciones climáticas impredecibles, la producción de café se encuentra en riesgo.

Plátanos

Debido al cambio climático, los agricultores deben invertir en costosos sistemas de riego para asegurar la producción, ya que los plátanos requieren un clima moderado y agua constante.

Cacahuate

Para su crecimiento requieren de un ambiente estable. Si llueve poco, no germina y si llueve mucho, crece con moho. Además, si se presenta un aumento de temperatura, sus brotes se queman y no crecen.