Si existe un artista multifacético que crea misterio e incertidumbre en sus proyectos es David Lynch, cineasta, fotógrafo y pintor que presentó por primera vez, una gran retrospectiva dedicada a fotografías y gran número de cuadros, guiones, videos y bocetos a través de ‘Someone is in my House’.

El Bonnefantenmuseum ubicado en la ciudad holandesa, Maastricht, destacó el arte subexpuesto pero versátil de David Lynch en todas sus facetas. Esta exposición, constituye un punto de partida lógico para una retrospectiva cinematográfica que abarca no menos de treinta años de carrera cinematográfica: desde el debut ERASERHEAD desde 1977, hasta la nueva edición de TWIN PEAKS en 2017.

Mensajes ocultos en cuadros, bocetos que reflejan trazos delirantes de una mente brillante, pasillos con grandes cortinas rojas y suspenso en cada sala, solo fueron parte de la experiencia del recorrido que sin duda, adentró a los visitantes a conocer su onírico mundo.

Ningún otro cineasta sabe cómo deslizarse en nuestro subconsciente con tanta precisión e imaginación, y presentarnos un mundo que es alienante y reconocible al mismo tiempo. Sus películas generan un espejo para nuestro propio mundo interior lynchiano. Forman la esencia del cine: la capacidad de soñar colectivamente. David Lynch es la guía perfecta para esto.

Una oportunidad única para (re) descubrir la obra de una de los mejores cineastas de nuestro tiempo.