Este sábado 18 y domingo 19 de mayo los foodies dieron rienda suelta al espíritu sibarita que todos llevamos dentro durante la sexta edición de Sabor Es Polanco, la feria gastronómica más grande e importante de la capital mexicana.

Esta vez el evento creció y de su vecina sede original, se mudó nada menos que a los prados del Campo Marte, para dar mayor cabida a la gran cantidad de restaurantes que se sumaron a la larga lista que venía participando en años anteriores.

De todos los rumbos de la ciudad y no sólo ya de Polanco y alrededores son los 70 restaurantes que este año nos regocijaron con sus variadas propuestas gastronómicas, así como una representación de las 16 alcaldías de la Ciudad de México con muestra y degustación de ingredientes y platillos como las petroleras de Atzcapozalco, los elotes de Xochimilco o el Mole de Milpa Alta.

Destacados participantes

Aquí te compartimos algunos de los más destacados restaurantes de Polanco y algunas novedades de zonas aledañas que se sumaron para traerte sus mejores propuestas:

Au Pied de Cochon, Alfredo di Roma, Bistró Estoril, Blanco Castelar, Cambalache, Cantina La Piedra, Casa Portuguesa, Catamundi, Centralito, Corazón de Alcachofa, Garum, Gloutonnerie, Guzina Oaxaca, Hacienda de los Morales, Harry’s, Jaleo, La Buena Barra, La Docena, La Trainera, La Vicenta, Lampuga, Las Hijas de la Tostada, Lipp, Los Panchos, Mythos, Ouzería, Porfirio’s, Puerto Madero, Raíz, Rubaiyat, Sagardi, Sonora Grill Prime, Tandoor, Yoshimi, Arango, Atalaya, Azul Restaurantes, Balcón del Zócalo, Comal de Piedra, De Mar a Mar, Diana, El Mesón del Toreo, El Tajín, Galanga, La Shula, Les Moustaches, Lima 700, Murasaki y Sepia, entre otros.

Por otra parte, el Estado Invitado es Oaxaca, representado por sus mezcales y productos locales y sendos reconocimientos fueron otorgados a Jean Berthelot por su gran contribución a la gastronomía y en calidad post mortem al maestro, historiador y gastrónomo Edmundo Escamilla quien dedicó su vida a la investigación y rescate de la cultura culinaria mexicana.

Una gran experiencia dedicada a los amantes del buen comer y beber, los restauranteros y productores locales de esta gran ciudad recibieron con los brazos abiertos y sus fogones a la mano.