La nueva generación de artistas plásticos mexicanos está creando una proyección en donde la globalización e intercambio cultural, se reflejan en las obras que figuran en las más importantes ferias de arte alrededor del mundo.

Estos artistas de trayectoria joven que han definido su estilo en la última década, a través de su prolífica labor, están poniendo a México en la escena internacional, logrando fusiones culturales e intercambios de perspectiva que enriquecerán el acervo de los próximos años.

Te presentamos 5 artistas jóvenes que están mostrando propuestas auténticas que los ponen en la mira del mundo.

Marina Silva

Marina, alias Marsinha, es una artista Mexicana basada en la Ciudad de México, triangulando con Brooklyn y Berlin. Sus ilustraciones y pinturas hablan sobre la fuerza femenina en paralelo a la naturaleza, así como el deseo colectivo a la figura de al mujer.

David Troice

David es un artista plástico y diseñador industrial mexicano por la Universidad Iberoamericana, al tercer año de carrera, decidió mudarse a Boston, para continuar sus estudios en el Massachusetts College of Art y aprender nuevas técnicas. En Boston se unió al equipo de fundición de metales, y fue ahí en donde fundió su primera pieza de Origami en hierro ¨Rose¨, misma que fungió como vehículo para iniciar un camino de experimentación y práctica de la escultura.

Verónica Villarreal

Artista mexicana, nacida en Monterrey, Nuevo León en 1989. A su corta edad, ahora es considerada una influyente en el mundo del arte. Obtuvo su licenciatura en Artes de San Diego State University, estudió arte en Escola Massanaen Barcelona y recientemente obtuvo su título en Terapia de Arte en la Universidad Nacional Autónoma de México.

Paola Estrella

Paola es una talentosa pintora que explora tendencias emergentes del mundo actual para plasmar en sus obras parte de las emociones que adopta en el proceso, utiliza el diseño gráfico como herramienta para sus aportaciones en la pintura y la fotografía.

Alejandro Fernández

Mejor conocido como Rothman en el mundo del arte, desde pequeño encontró en el dibujo y la pintura sus dos mayores fuentes de expresión. En sus palabras, ‘la imaginación y la creatividad se complementan como en ninguna otra actividad’.

Su obra se distingue por sus tintes expresivos de corrientes como el cubismo, además de rostros implícitos y expresivos con un intenso colorido.